miércoles, 25 de abril de 2012

Capítulo 17.

1 año después..


*Narra Sara.


- Bueno, definitivamente estás recuperada del todo. Ya no vas a tener que venir más aquí. - dijo el doctor.
- ¿De verdad? - dije feliz, a la vez que apretaba con fuerza la mano de Julia, quien me había acompañado.
- Sí, estás perfectamente ya.
- No me lo puedo creer... - dije aún si creerme que después de todo el tiempo que he estado viniendo, ya pueda dejarlo.
- Pues creetelo. Ya puedes irte. Espero que no tengas que volver aquí. - eso sonó a que no quería volver aquí, pero lo decía con un tono amistoso, lo cierto es que me llevaba bien con él, supongo que lo diría porque si vuelvo es porque algo malo me pasaría.
- Gracias. Hasta pronto, doctor.
- Lo mismo digo, Sara.
Cuando salí de allí aún no me lo creía. Hacía ya un año desde que pasó lo que pasó... Y desde entonces he estado viniendo a rehabilitación para recuperarme, ya que estuve bastante tiempo sin moverme y me había afectado a la movilidad. Todo este tiempo había sido duro, muy duro, pero ya estoy perfectamente. Como si no hubiese pasado nada. Y... olvidé esa parte de mi vida. Desde que... desde que conocí a Carlos, todo eso lo había intentado olvidar, y aunque aún siento que le quiero un poco... He conseguido pasar página de una vez por todas, porque no puedo seguir así. Él tenía razón, tenía que ser feliz con alguien de verdad... No volví a verle, lo que facilitó en parte que le olvidara. Mi hermano está bien, no le hicieron nada, menos mal, porque si no sí que me odiaría. Es... lo único que me queda de mi familia, a parte de Julia, que ha sido todo este tiempo como una hermana para mí. Ha estado conmigo apoyándome y ayudándome. Yo me quedé en el piso con mi hermano, y ella vino con nosotros. Julia está saliendo con Víctor, que es bastante agradable y me llevo perfecto con él. Esta noche venía un amigo de él de no sé dónde y le dijeron que viniese hoy a ver una peli con nosotros, que íbamos a verla en mi casa. Yo dije que vale, me daba igual, ya que mi hermano no estaba hoy con nosotros. Julia añadió cuando dijo Víctor que viniese su amigo, que por cierto no me acuerdo cómo se llama), "Víctor me ha enseñado una foto y está bastante bien, ya sabes, échale el ojo." Pero yo no estoy pensando mucho en eso, la verdad.
Íbamos andando de camino a casa Julia y yo cuando sonó su móvil.
- ¿Sí? - contestó ella. - Ah, hola Víctor ... Sí, estoy con ella, acabamos de salir del doctor ... Le ha dicho que no tiene que volver, ¿a qué es genial? ... ¿Ya ha llegado? ... Bueno, pues id para la casa dentro de un rato, que tenemos que llegar y recoger un poco ... Adiós, te quiero. - Y colgó.
- ¿Qué dijo? - pregunté yo.
- Nada, que ya ha llegado Guille. - anda, así que se llamaba Guille... - Así que vamos a darnos prisa, a ver si van a llegar antes que nosotras.
Empezó a aligerar el paso y yo hice igual, a los diez minutos llegamos a mi casa, ya que el hospital no quedaba muy lejos. Recogimos por encima la casa y Julia me obligó a arreglarme, no sé por qué. Me buscó un vestido que era de ella, bastante bonito, la verdad, y que me quedaba bien. Ella se arregló un poco también. Cuando ya estaba lista esperando a que llegaran, me dijo:
- Oye, Sara...
- Dime.
- Que yo me voy.
- ¿Cómo que te vas?
- Que yo me voy, con Victor.
- Y conmigo y con Guille, ¿no?
- No, vosotros os quedáis aquí. - ¿¡Qué!?
- ¿¡Qué!?
- Lo que oyes.
- No, Julia, no intentes otros planes de esos tuyos para buscarme a alguien, sabes de sobra que no funcionan. - en ese momento suena el timbre. - No, Julia...
Fue corriendo a abrir la puerta y yo detrás de ella intentando alcanzarla, pero no me di cuenta de que dejó encajada una puerta y me choqué, cosa que hizo que cayese al suelo. "Qué raro en mí". Me mareé un poco en el suelo, y mientras intentaba que se me pasase, escuché la puerta cerrarse. Me incorporé y me quedé sentada con una mano en la cabeza, no podía levantarme, el chocazo fue en la cabeza y me dolió bastante.
- ¿Te ayudo? - dijo una voz.
Levanté la cabeza, cosa que hizo que me mareara más y cerré los ojos, sin llegar a ver bien a esa persona.
- Me duele... - dije yo.
- Deja que te ayude. - dijo él, supongo que sería Guille. Yo seguía sin abrir los ojos, no quería marearme más. Noté que me cogió una mano e intentó ayudarme a levantarme, y un poco me incorporó. Me movió un poco por la casa hasta que me dejó en el sofá sentada, y a mí me estaba entrado calor del mareo. Dios, siempre me pongo mala por tonterías. - ¿Quieres agua o algo?
- Sí... Gracias... - dije como pude.
Se fue a por agua y abrí poco a poco los ojos. Me pasé un poco la mano por el pelo pero con cuidado para no moverme mucho la cabeza porque me dolía, y esperé a que viniese. Cuando lo vi aparecer por la puerta, a pesar del mareo, empecé a creer en algo en lo que no creía antes. Empecé a creer en el amor a primera vista.

*Narra Guille.


Llamamos al timbre y me abrió la que supuse que sería Julia, ya que salió corriendo y abrazó a Víctor.
- Entra corre. - me dijo.
- ¿Y vosotros qué?
- Tú entra, que Sara está dentro en el suelo que creo que se ha caído.
- ¿Se ha caído?
- Sí, acostúmbrate.
Dicho eso me empujó y cerró la puerta. Me puse a buscarla por la casa pero no la encontraba. Hasta que llegué donde estaba. Estaba sentada, con los ojos cerrados y una mano en la cabeza.
- ¿Te ayudo? - pregunté yo.
- Me duele... - dijo con voz temblorosa, pero aún así, era una voz bonita.
- Deja que te ayude. - la levanté como pude, la llevé al salón y la senté en el sofá. Seguía con los ojos cerrados y la cara un poco blanca. - ¿Quieres agua o algo?
- Sí... Gracias... - contestó ella.
Encontré la cocina y vi que había un vaso limpio en el fregadero, y allí eché el agua. Tenía una voz bonita y, aunque no se le viera bien la cara porque tenía los ojos cerrados y la mano en su cabeza, la vi guapa. Y cuando le cogí la mano... Para, Guille, para. ¿Ya vas a empezar como la otra vez? No te enamores... Pero cuando llegué a verla bien, con los ojos abiertos, y cuando vi esos preciosos ojos... Mandé a la mierda eso de "no te enamores", y lo dejé todo atrás. Algo me dijo que ella era especial, no sé qué, ni cómo, pero algo me lo decía.

2 comentarios:

  1. Me encantaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa :3
    Escribes muy bien y la historia es re-linda.
    Sigue así.
    Besos :D

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Somos Patri y Nuria, dos chicas que han cumplido un sueño más al escribir un pequeño librito. Ahora queremos darlo a conocer para ver si a la gente le gusta tanto como a nosotras, esperamos que te pases por nuestro blog en el que hemos colgado la sinopsis y nos digas si te gusta o no... muy pronto empezaremos a subir capítulos :)
    Un besito y gracias :)

    http://unbuenlibroparaleerlariquezanodalafel.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Comenta lo que quieras: opinión, sugerencias... Pero, por favor, no insultes ni el capítulo, ni a mí, ni a otros usuarios o comentarios. Gracias.